sábado, 13 de noviembre de 2010

KASUTERA (カステラ)




Este es un bizcocho típico de la región japonesa de Nagasaki, que debe su nombre a un pastel portugués (fueron ellos los que lo introdujeron en Japón) llamado Castella, que a su vez proviene del clásico bizcocho castellano (del centro de la península), de ahí su nombre definitivo (en japonés, las sílabas con "U" ensordecen muchísimo la vocal hasta casi desaparecer; por eso las utilizan cuando fonéticamente necesitan una consonante sola. El alfabeto japonés es en realidad un "silabario" con la única excepción de la "N" que sí puede ir sola...). En Cataluña de hecho, vendría a ser lo que conocemos como "Pa de pessic" (mmmmhhh!!! dulces recuerdos de infáncia en casa de la "Yaya Trini"..!).
Aparte de ser lo mejor para mojar en un enorme tazón de "leche chocolateada" (¡Qué demonios!¡El "Colacao" de toda la vida!), es sin duda la mejor de las bases para cualquier pastel: cambiad 20 gr de harina por 20 de cacao en polvo y tendreís una Kasutera (recordad, se pronuncia "Castera"...) de chocolate extraordinaria. O aún mejor y más auténtico: cambiad 10 ó 15 gr de harina por Té verde japonés en polvo y conseguireis un original Kasutera de Té verde! ("Ocha no Kasutera")...


INGREDIENTES:
- 10 huevos (8 si son muy grandes.
- 180 gr de harina tamizada (haciendo los cambios que os he comentado si la quereis de chocolate o de té verde).
- 300 gr de azúcar blanco.
- 1 cucharada colmada de miel.

PREPARACIÓN:
1- Precalentamos el horno a 180 ºC. Preparamos el molde dónde coceremos el pastel, untándolo con mantequilla y repartiendo después harina por toda la superficie, desechando la que reste.
2- Separamos las claras de las yemas de los huevos. Batimos las yemas con el azúcar y la cucharada de miel hasta que blanqueen mucho (unos 10 minutos con varillas eléctricas).
3- Añadimos la harina tamizada (mejor 2 veces) a la mezcla anterior y mezclamos con movimientos circulares de fuera a dentro y de arriba a abajo, delicadamente (debe perder el mínimo de aire posible en el proceso).
4- Batimos las claras a punto de nieve flojo (1 ó 2 minutos) y la incorporamos a las yemas con la harina, mezclando de la misma forma.
5- Introducimos inmediatamente en el horno y bajamos a 165 ºC. Mantenemos durante 40 minutos dentro. Sacamos, dejamos enfriar dentro del molde y cuando este listo, desmoldamos encima de la superficie definitiva del pastel, a fin de que el fondo quede arriba y el aspecto sea de un tostado uniforme y completamente liso.
Si no vais a realizar ningún pastel con la Kasutera, recordad mantenerla tapada con plástico para que no pierda humedad. a nosotros nos dura bien, bien 5 días, sin que pierda aroma, sabor ni textura. Para la de la foto utilicé un molde muy grande; si utilizais el típico molde redondo grande vereís como sube muchísimo y resultará muy esponjoso...



    (Hoy mejor que nunca) ITADAKIMASU !!!!

3 comentarios:

silvia dijo...

quina bona pinta...el meu no va quedar tant bé, del cemtre es va enfonsar una mica, però estava boníssimm :P

Maria Antonia Cantalejo dijo...

Saltando de un blog a otro he visto esta receta y me ha llamado mucho la atención, me quedo en tu blog, me parece muy interesante, donde se puede conseguir el matcha, saludos

Sergi Jasanada dijo...

Hola María Antonia!! Disculpa por la tardanza, pero he estado "0" activo en lo que se refiere al blog de cocina desde hace ya demasiados meses!!! Intentaré arreglarlo en breve!!!
Aquí te paso el link de Yoko, donde yo compro un excelentísimo Matcha japonés, no tan caro (carísimo!!) como en las tiendas especializadas y 1000 veces más bueno:
http://www.facebook.com/thematchahouse
Espero que lo pruebes!! Verás que es suuuper fácil y directamente delicioso!! Ya me cuentas...
Ah! por cierto, acabo de pasearme por tu blog y me parece chulísimo!!! Me pongo a probar cositas tuyas pero YA!!!

Muchas Gracias!!!